Si Quiero

SI QUIERO es la frase más pronunciada en esta época del solsticio de verano. Es el tiempo de las bodas. Es un momento feliz de preparativos, buenas intenciones, muchos nervios  y lo más importante, es momento de grandes ilusiones puestas en un futuro que se augura feliz.

Decir SI QUIERO no es una afirmación, es una declaración. Hay una gran diferencia, una afirmación describe una realidad en base a una observación realizada, en cambio con una declaración no hablamos acerca del mundo, generamos un mundo nuevo para nosotros.

Cuando decimos SI QUIERO ponemos en juego el valor y respeto de nuestra palabra. Pocas cosas afectan más seriamente la identidad de una persona que el decir “Sí” y el no actuar coherentemente con esta declaración.

Desde el primer momento en que decimos SI QUIERO generamos una promesa. Nos comprometemos por la validez de nuestra declaración.

Palabras como compromiso, responsabilidad y confianza toman un aire nuevo ante la nueva situación de futuro que se plantea.

Una promesa implica un compromiso manifiesto mutuo. Si prometo algo a alguien, esa persona puede confiar en ello y esperar que cumpla con las condiciones de satisfacción de mi promesa. La promesa no es solo un compromiso personal sino social.

El compromiso no es más que una obligación a la que sumamos motivación. Hacemos las cosas porque las queremos hacer.

SI QUIERO, conlleva una responsabilidad sin juicios, hacernos responsables es sinónimo de darnos a nosotros mismos la posibilidad de actuar para resolver los problemas que surjan, debemos hacernos cargo de la situación para tener capacidad de pensar y resolver. Bajo el paraguas de la responsabilidad no cabe ni la queja, ni el victimismo ni la búsqueda de culpables.

SI QUIERO, significa confianza, expresada en sus tres patas:

La confiabilidad, es lo que nos permite contar con los demás, con el otro. Se refleja con calma, con paciencia, con sonrisas, con afecto, con aceptación,…

La competencia debe ser contigo mismo. Compite con la persona que eres hoy para ser mejor mañana. Rétate a ti mismo para triunfar, supera tus límites.

La sinceridad es sin duda el pilar que da solidez a toda relación, genera confianza y firmeza a lo largo del tiempo.

Ponte en contacto con meseparo

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Cuca Brillas
    Responder

    Cris, me ha encantado el artículo de hoy!!!. Todo lo que dices es verdad!!!!.

    • Cristina Rabassa
      Responder

      Gracias Cuca,
      me alegro que te guste. Hay valores que deben perdurar a lo largo de toda nuestra vida.

Deja un comentario